Cinco errores graves en tu perfil de LinkedIn si estás buscando empleo

empleo directivo

Y si no lo estás buscando, también…

Manido es decir una vez más que nuestro perfil en las redes sociales es nuestra carta de presentación, argumento que, aplicado a las redes profesionales, significa que el perfil profesional se convierte en más que un currículum y una carta de intenciones profesionales online.

Por eso conviene mimar hasta el último detalle del perfil en una red profesional, ya estemos buscando trabajo o no. Por eso conviene recordar estos cinco errores que -por obvios que algunos parezcan- pueblan muchísimos perfiles de LinkedIn y no pasan desapercibidos para los profesionales de recursos humanos en su búsqueda del mejor candidato para un puesto de trabajo.

1. Tener muchos trabajos al mismo tiempo

Poseer varios trabajos de manera simultánea hace ver al empleador que el individuo no está centrado en un objetivo profesional en particular. En lugar de mostrarle como un individuo con inquietudes, puede dar imagen de un empleado que está probando diferentes cosas, pero que no está centrado en su trabajo.

Lo mejor es seleccionar una profesión, aquella en la que reunamos más aptitudes y estemos mejor cualificados, y la posicionemos en LinkedIn como la profesión principal. El resto deben aparecer como profesiones “secundarias”, que el empleador revisará si está interesado en ellas…

2. Descripciones de experiencia interminables.

Los directivos de recursos humanos no tienen demasiado tiempo, por lo que redactar cinco párrafos para explicar las competencias y actitudes que hemos desarrollado en un trabajo no tiene mucho sentido.

La brevedad es más que necesaria. Conviene potenciar nuestras cualidades principales en unas cuantas líneas resumen. Posteriormente, si se quiere, se puede ampliar la información en otros apartados del currículum, como la dedicada a formación.

3. Falta de recomendaciones

Aunque a veces parezca mentira, o que son textos próximos al peloteo o a la frase fácil para quedar bien con un ex-empleado o superior, tener recomendaciones de clientes, empleados a cargo o superiores, es más que necesario. Algunos expertos citan en 5 el número mínimo de recomendaciones positivas que un candidato debería tener para llamar la atención de los directivos de recursos humanos.

4. Demasiados grupos y asociaciones.

Los grupos a los que perteneces en LinkedIn deben estar en consonancia con tus intereses y aquello que manifiestas en tu perfil/currículum online. Pertenecer a muchos de ellos, algunos fuera de lo estrictamente profesional, tan sólo contribuirá a ofrecer una imagen distorsionada de los objetivos profesionales que posees.

5. Enlaces controvertidos

Cuidado con los enlaces que compartes en tu perfil, especialmente aquellos que no tienen nada que ver con tus objetivos profesionales, o se refieren a promociones y concursos. Tampoco ofrecen una imagen profesional del individuo que los comparte. Trata de ofrecer a tus contactos información relevante. Los empleadores mirarán también tu muro y publicaciones compartidas para hacerse una imagen de ti.

Basado en los consejos de Neil Vidyharti para Social Times

Sobre el autor

Manuel Moreno es periodista y fundador de TreceBits. Ha trabajado para El Mundo y en la actualidad es redactor jefe de Kelisto. Colabora con diversos medios e imparte clases sobre redes sociales y periodismo 2.0. Autor de "El Gran Libro del Community Manager" (Editorial Planeta, 2014) Síguele en Twitter

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *