Cómo tomar un buen selfie

selfie

Ya no se lleva lo de pedir a alguien que te haga una foto. Ahora lo suyo es que lo hagas tú mismo, en modo selfie.

Un selfie es una fotografía tomada por uno mismo, generalmente, alargando el brazo y pulsando el botón del teléfono móvil en las situaciones más insospechadas. Los hay de todos tipos: grupales, de cara, de cuerpo entero, provocadores, divertidos, picantes, serios…

Da lo mismo cómo sea el selfie que vas a realizar y el objetivo con el que lo tomes (al final, acabará en una red social), pero deberías tener en cuenta una serie de recomendaciones para que tu foto salga lo mejor posible.

  • Toma la foto de perfil. Mirar directamente a la cámara no es muy favorecedor. Es mejor mirar de perfil y mostrar sólo un lado de la cara, lo que evita que los ojos aparezcan con una posición extraña y, además, ayuda a mostrar una figura más estilizada. Hay gente que incluso tiene un perfil que es más fotogénico que el otro, por lo que la recomendación es realizar algunas pruebas antes para seleccionar cuál es el “lado bueno” al que debemos tomar más fotografías.
  • No mires hacia atrás. Un acto reflejo muy común es el de tratar de separarse al máximo de la cámara del móvil, echando la cabeza hacia atrás. En esta postura, poco favorecedora, se genera un “efecto papada” que suele estropear la foto. Lo mejor es mirar ligeramente hacia abajo.
  • No enfocar desde abajo. Mirar hacia abajo no significa que tomemos la foto enfocando a una altura por debajo de la barbilla. Lo ideal es tomar la imagen desde un ángulo superior a los ojos, lo que estiliza la figura.
  • Entornar los ojos y poner “morritos”. Aunque pueda parecer una tontería, cerrar ligeramente los ojos y apretar un poco los labios hacia el exterior mejora la expresión de la cara a la hora de tomar un selfie.
  • Cuida la iluminación: Debe ser equilibrada, tenue y favorecedora. En el exterior, juega con la luz solar, recibiéndola de lado para no generar sombras. En interior, evita las luces de encima de la cabeza (focos, lámparas…).
  • Elige bien el fondo: Se debe buscar un fondo interesante pero neutro, que no destaque demasiado. Evita detalles que puedan distraer (como una estancia desordenada, la televisión encendida al fondo u otras personas en el plano). Lo último que queremos es que se desvíe la atención sobre lo central de la imagen: la persona que se hace el selfie.
  • Fuera los espejos: Los selfies tomados delante del espejo del cuarto de baño o cualquier otro lugar en el que se refleje nuestra imagen y aparezcamos con el móvil en la mano, quedan totalmente prohibidos.
  • Evita que se vea el brazo. No des por buena una foto en la que se ve cómo estás estirando el brazo para hacerte el selfie, ya que se estropea el encuadre por completo. Si puedes, utiliza el temporizador del móvil o un “palo selfie” que te ayude a separar la cara del objetivo de la cámara del móvil sin que se note.
  • Retoca la imagen. Usa filtros para que la imagen gane en color, intensidad… Hay numerosas aplicaciones móviles que te ayudarán a dar un aire diferente a tu fotografía. Instagram cuenta con sus propios filtros y también Facebook y Twitter poseen herramientas de edición. También hay aplicaciones que permiten añadir stickers y emoticonos a tu foto (como Aillis), otras que parten la imagen en varios detalles, como PicsArt… Hay cientos en las tiendas de aplicaciones de Android e iOS, por lo que mejor es ir probando aquellas que más te llamen la atención.
  • No pongas tu vida en peligro por tomar el selfie perfecto en un lugar inhóspito o inverosímil. Parece de sentido común, pero conviene recordarlo. Cada año centenares de personas sufren algún incidente intentando tomar el selfie más llamativo.
  • Y por último… ¡no te olvides de compartir tu selfie! Una vez lograda la imagen que querías, no dudes en mostrarla a todo el mundo: compártela en Facebook, en Twitter, en Pinterest, envíala por WhatsApp…

Sobre el autor

Periodista y fundador de TreceBits. Colabora con varios medios de comunicación e imparte clases sobre redes sociales y periodismo 2.0. Ha publicado dos libros: "El Gran Libro del Community Manager" y “Cómo triunfar en las redes sociales”. Síguele en Twitter

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *