Consejos para enviar una solicitud de contacto en LinkedIn

LinkedIn

En LinkedIn, a los contactos de segundo nivel (aquellos con los que tienes al menos un contacto en común) les puedes enviar la solicitud de “amistad” directamente, pero también tienes la opción de pedir a otro de los contactos que tenéis en común que os presente.

Lo más efectivo es pedir a un contacto en común que te presente a la persona a la que quieres llegar

En este caso, se recomienda redactar un pequeño texto en el que debes explicar a tu contacto por qué quieres que te presente a la otra persona, cuál sería tu intención, darle las gracias y también, darle la opción a que no lo haga si no se siente cómodo. Desde luego, si consigues que alguien que ya tiene tu confianza te introduzca a otro contacto, será mucho más fácil que éste acepte tu solicitud.

Sin embargo, en ocasiones realizarás una solicitud de contacto a personas que ya no se acuerdan de que tuvieron alguna relación lejana contigo, o a profesionales con quienes quisieras entablar una conversación (bien a través de la presentación de un amigo o porque sois miembros de un grupo) y a quienes no has saludado nunca en la vida real. A la hora de enviar estas solicitudes deberías tener en cuenta una serie de consejos:

Cinco claves a la hora de enviar una solicitud de contacto

  1. Se amable y cortés. Recuerda que la persona a la que envías la invitación puede que no se acuerde de ti. Preséntate y agradécele que atienda tu solicitud.
  2. Se claro y honesto. Explica el motivo de tu solicitud. Si es únicamente permanecer en contacto después de un encuentro personal, explícalo así. Si estás interesado en tener una reunión o presentar un servicio, también señálalo. No hay nada peor que pedir contacto de forma amistosa y enviar una presentación comercial tan pronto como se ha aceptado. El destinatario puede llegar a sentirse engañado y eliminarte como contacto.
  3. Se paciente: La persona a la que escribes puede estar muy ocupada, por lo que si no responde a tu solicitud no se la vuelvas a enviar en distintas ocasiones. Algunas personas están online permanentemente, otras pueden consultar su perfil una vez a la semana. No atosigues.
  4. Se directo: La otra persona no tendrá mucho tiempo. Si decide abrir tu petición, explícale en sólo unos segundos por qué debería aceptar tu solicitud de amistad.
  1. Ofrece algo a cambio: Además de recibir, tienes que estar dispuesto a dar. Estás pidiendo ayuda, tiempo, contactos… ofrece lo que puedas proporcionar también al destinatario y muéstrate siempre dispuesto a colaborar.

Manuel Moreno

Periodista y fundador de TreceBits. Consultor y profesor de redes sociales y periodismo 2.0, colabora con varios medios de comunicación. Autor de: "El Gran Libro del Community Manager", “Cómo triunfar en las redes sociales” y "Yo también la lie parda en Internet".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte el mejor servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí. CERRAR