Más de 560 millones de contraseñas al descubierto por un nuevo fallo en ciberseguridad

password

El ciberataque a escala mundial de WannaCry parece no ser el único motivo de preocupación en cuanto a ciberseguridad para millones de personas, pues el centro de investigación en seguridad MaCKeeper ha dado una nueva voz de alarma: una ingente cantidad de datos y contraseñas robadas procedentes de distintos servicios han sido publicadas en Internet.

Conseguir un administrador de contraseñas o blindar nuestras redes sociales son pasos a seguir para evitar el hackeo de datos

En concreto, más de 560 millones de contraseñas han visto la luz estos días por un nuevo agujero en la seguridad de algunas empresas que atesoran este tipo de información sensible. Aunque algunas de las contraseñas hackeadas son antiguas, el hecho de que estén circulando por la red debería poner en alerta a muchos usuarios.

Para saber si nuestros correos o nombres de usuario se han visto comprometidos en este último golpe contra la seguridad en Internet, existe una forma muy fácil de averiguarlo: basta con entrar en la web have i been pwned y escribir el correo electrónico, pues el servidor analiza si la cuenta aparece en alguna base de datos que haya sido comprometida en ciberataques. De todas maneras, si la cuenta aparece como hackeada, hay que tener en consideración que quizá no haya sido en esta ocasión, sino en una anterior en la que ya establecimos otra contraseña.

Mejorar las contraseñas es ahora más importante que nunca; conocer los aspectos básicos de una buena seguridad en la red puede evitar muchos disgustos. Por ejemplo, tratando de no poner la misma contraseña para todas las cuentas o redes sociales: robada una, robadas todas.

Conscientes de que es mucha información que manejar, existen programas específicamente diseñados para crear de forma aleatoria contraseñas y administrarlas para cada web o red social en la que se necesite una. Los administradores de contraseñas, además, controlan el nivel de seguridad de cada clave, para intentar mejorarlas. Sin embargo, los administradores de contraseñas también sufren ataques de seguridad, como quedó demostrado tras el incidente de LastPass.

Una buena idea para evitar ser demasiado vulnerables es, simplemente, eliminar del todo las cuentas que ya no se usen. Parece tan obvio que probablemente muchos usuarios no lo hayan hecho, y tengan aún una cuenta abierta en alguna red social que ya murió. La página Just delete me redirecciona al usuario a las opciones de cancelación de cuentas de múltiples plataformas.

En TreceBits ya explicamos cómo asegurar una contraseña y blindar, por ejemplo, nuestras redes sociales, donde cada día vertemos más información personal que los hackers pueden usar en nuestro detrimento. La doble autenticación o la rotación de contraseñas son algunos de los pasos a seguir en estos casos.

Yaiza Ibarra

Periodista multiplataforma, compagina la redacción con el doblaje. Aprendiendo sin parar en TreceBits, escribe artículos sobre Internet y Redes Sociales desde marzo de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte el mejor servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí. CERRAR