Facebook borra cada día 20.000 perfiles de menores de edad

Cada 7 de febrero se celebra el dia de la Internet Segura, una festividad cuyo nombre, por cierto, me suena raro. No se por qué no se dice el día de Internet seguro, porque sí, es la red Internet, pero siempre decimos «el 54% de los usuarios de Internet…» y no «de la Internet». Pero bueno, que me lío y no quería hablar de eso. Al menos en este post.

Dado que se trata de celebrar el día de la seguridad en Internet, vamos a intentar romper una lanza en favor de garantizar la privacidad de nuestros datos personales en las redes sociales. Por mucha labor educativa y de concienciación que se haya realizado en este ámbito, toda parece ser poca y siguen siendo muchos los casos de usuarios que ven comprometidos sus datos íntimos en las redes sociales.

En algunos casos las propias redes cometen fallos de seguridad (o cambian repentinamente sus políticas de uso sin avisar), pero en la mayoría de los casos son los propios usuarios los que no extreman la precaución, blindan sus perfiles y hacen un uso apropiado de las mismas.

Ante todo, precaución, y tomar medidas para evitar, por ejemplo, uno de los principales problemas de seguridad en las redes sociales y que afecta a quienes menos pueden defenderse: los menores. El ciberacoso, el ciberbullying, campan en las redes sociales.

Veíamos hace tiempo que el 10% de los padres reconoce que sus hijos han sufrido algún tipo de acoso en las redes sociales. Además, un 40% de los padres conoce a algún menor que ha sido acosado alguna vez.

Hoy mismo hemos conocido el arresto de un individuo que se había creado centenares de perfiles falsos haciéndose pasar por deportista para engañar a usuarios de redes sociales menores de edad. Cualquier precaución es poca.

Cierto es que las redes sociales intentan proteger al menor, pero no todas en la misma medida.  Tuenti posee un rígido sistema de admisión de menores y un equipo de ingenieros vela por que no se cuelen en la red personas menores de 14 años, la edad mínima establecida.

En Facebook se permite la entrada una vez cumplidos los 13 años de edad. La red social asegura que cada día elimina hasta 20.000 cuentas de usuarios que tienen menos de 13 años, en una tarea investigadora de amplias magnitudes.

Pero aun así, todos sabemos lo fácil que es no decir la verdad y crearse un perfil. Y no sólo los menores quedan desprotegidos, también los adolescentes. En un día como hoy, extrememos la precaución y gastemos algo de tiempo en configurar bien nuestros perfiles y proteger nuestros datos personales y los de nuestros menores.

Manuel Moreno

Periodista y fundador de TreceBits. Consultor y formador en Social Media. Ponente y conferenciante. Profesor de redes sociales y periodismo 2.0. Colaborador en prensa, radio y TV. Autor de cuatro libros de Social Media. Más información en manuelmoreno.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • TreceBits te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Manuel Moreno Molina (TreceBits) como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de HOST EUROPE IBERIA S.L.U. (proveedor de hosting de TreceBits. HOST EUROPE IBERIA S.L.U. está ubicado en UE, en España un país cuyo nivel de protección son adecuados según la Comisión de la UE. Ver política de privacidad de HOST EUROPE IBERIA S.L.U.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@trecebits.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.