Morir de éxito: Ya no se puede jugar a Flappy Bird

flappy_bird_screens

Dicho y hecho, el autor de Flappy Bird, Nguyen Ha Dong, anunció el pasado sábado que iba a retirar el juego de las tiendas de aplicaciones online en las que se encontraba… Y así ha sido. Nadie más puede descargar Flappy Bird ya.

Para quienes no lo sepan, Flappy Bird era (y tenemos que usar ya “era”) un juego muy popular, que había sido descargado miles de veces en las últimas semanas, convirtiéndose en uno de los más populares tanto para iPhone como para Android.

Su creador ganaba más de 30.000 euros al día por la publicidad en el juego

De hecho, en la tienda de Apple llegó a situarse como número uno en descargas en más de 100 países, mientras que para Android logró más de 50 millones de descargas.

El juego, muy sencillo pero tremendamente adictivo, ha gustado tanto que ha llegado a agotar a su creador, quien decidió retirarlo. “No es por cuestiones legales. No puedo soportar más esto. Está acabando con mi vida tranquila. Lo odio”, señaló Ha Dong en un tuit, que ha sido retuiteado más de 140.000 veces.

Lo que parece la típica situación en la que el éxito sobrepasa al creador, ha sido cuestionada por muchos usuarios, quienes consideran que todo puede ser una estrategia de marketing para que el juego gane todavía más popularidad.

De hecho, días antes de anunciar su cansancio, el creador había estado comentando también en Twitter que estaba en conversaciones con Microsoft para llevarlo a Windows Phone, e incluso habló de una posible secuela del juego.

Otro hecho que podría reafirmar esta teoría es que Dong no ha querido vender su juego –que desarrolló él mismo en un par de noches- a ninguna compañía grande de videojuegos, a pesar de la popularidad obtenida y las ofertas recibidas.

Además, durante el tiempo que ha estado activo ha ganado más de 30.000 euros alk día en concepto de publicidad, por lo que parece extraño un cierre sin más.

Sea como sea, Dong ha retirado ya el juego de las tiendas de aplicaciones online y ya sólo podrán jugar a él aquellas personas que lo hubieran descargado con anterioridad.

De todas maneras, ya hay títulos similares en el mercado de las aplicaciones, como por ejemplo, Flappy Bird 3D .

Manuel Moreno

Periodista y fundador de TreceBits. Consultor y formador en Social Media. Ponente y conferenciante. Profesor de redes sociales y periodismo 2.0. Colaborador en prensa, radio y TV. Autor de cuatro libros de Social Media. Más información en manuelmoreno.es

Un comentario sobre “Morir de éxito: Ya no se puede jugar a Flappy Bird

  • el 11/02/2014 a las 02:29
    Permalink

    Nunca jugué el juego (no que me interese mucho) pero en verdad que es impresionante como negocio. ¿¿30mil euros al dia?? ¡Impresionante!

    Debe de ser una estrategia de marketing, no creo que alguien deje de producir tanto dinero así de fácil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • TreceBits te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Manuel Moreno Molina (TreceBits) como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de HOST EUROPE IBERIA S.L.U. (proveedor de hosting de TreceBits. HOST EUROPE IBERIA S.L.U. está ubicado en UE, en España un país cuyo nivel de protección son adecuados según la Comisión de la UE. Ver política de privacidad de HOST EUROPE IBERIA S.L.U.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@trecebits.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.