YouTube, un trampolín hacia el éxito para los grupos de música

El desarrollo de Internet y la aparición de las las redes sociales ha cambiado muchos mercados, entre ellos el discográfico. Así, plataformas como YouTube se han convertido en una referencia a la hora de publicar, compartir y visualizar contenidos audiovisuales.

Los grupos de música —tanto amateur como profesionales— lo saben y promocionan sus canciones y vídeos en sitios web como éste. No es fácil alcanzar la fama. Sin embargo, YouTube funciona en algunos casos como un verdadero trampolín hacia el éxito.

“Para promocionar a un artista o grupo de música en YouTube es fundamental empezar con la creación de un canal, publicar vídeos musicales oficiales, lyric vídeos, behind the scene, entrevistas, teasers de los lanzamientos y giras”, explica en declaraciones a TreceBits la responsable de YouTube Partnership Música, Cristina Delgado, quien agrega la importancia de que este contenido sea “atractivo”.

Hay artistas que alcanzan popularidad en YouTube, lo que les permite generar una marca y autogestionar su carrera profesional

Este servicio de alojamiento de vídeos ofrece una serie de recursos para ayudar a los artistas. En la academia de creadores, por ejemplo, se explican los pasos necesarios para posicionar y promocionar el contenido. Además, también está la opción de consultar un site para artistas, donde hay recursos, herramientas y noticias dedicadas a los músicos que se comunican y relacionan con sus fans en YouTube. Estos pueden identificar los territorios en los que tienen más seguidores e incluso planear una gira mundial, en el caso de los más avezados.

“YouTube se ha convertido en una ventana para cientos de géneros y artistas, que desde sus casas o estudios han encontrado en el vídeo una forma de conectar con fans en todos los rincones del mundo”, señala Delgado. “Muchos de ellos tienen canales con audiencias propias de un canal de televisión; con secciones de todo tipo, contenido semanal y cientos de miles de seguidores”.

Estos músicos, también conocidos como musicpreneurs, abarcan diferentes estilos, han alcanzado cierta popularidad —mayor o menor, en función de cada caso concreto— y han creado su propia marca, autogestionando así su carrera profesional y sus fuentes de monetización.

Más allá de los grupos musicales más comerciales que han surgido de las redes sociales —véase, por ejemplo, el caso de Taburete—, también hay un puñado de ejemplos de bandas y artistas menos conocidos para el gran público, pero que han logrado una audiencia nada desdeñable.

Bely Basarte

Hablamos de personas como Bely Basarte. Desde pequeña quiso tocar la guitarra y componer música. Su madre le animó a aprender y en un poco más de un mes ya había conseguido sacar tocar todos los acordes y crear sus propias canciones. Su timidez le impedía entonces mostrar su talento en vivo, ante personas de su entorno. Pero eso no le impidió subir sus creaciones a YouTube, donde atesora más de 350.000 suscriptores, procedentes de países de todo el mundo: desde España hasta México pasando por Filipinas.

Hay más ejemplos de éxito de un grupo de música en YouTube. Podemos citar a Agorazein, una banda de hip hop formada por Fabianni, I-Ace, Jerv.agz, Sticky M.A. y C. Tangana; Las Bistecs, un proyecto artístico integrado por Carla Moreno y Alba Rihe como dúo performático-musical y Adriá Gil como compositor y productor musical; o Leroy Sánchez, un músico autodidacta español que publica versiones de temas.

Todos ellos conforman historias de artistas que se están abriendo un camino en la música gracias al altavoz que supone estar en plataformas como ésta. Y podemos seguir con un quinto ejemplo: Keyblade. Su canal se basa en música Rap Play o Rap Friki. Es decir, rap con temática friki: videojuegos, series, animes, películas…

Este género se ha consolidado en los últimos años en YouTube, donde él atesora más de 3,4 millones de suscriptores. “Suelo subir dos vídeos al mes como mínimo, pero intento que sean al menos tres o cuatro”, destaca en declaraciones a TreceBits. “Siempre decido qué vídeo es el próximo que quiero hacer, ya sea de forma natural o para aprovechar el boom de una tendencia reciente”.

KeybladeEl rap de Slenderman y Épicas Batallas de Rap del Frikismo son dos puntos de inflexión que destaca en su etapa en esta plataforma, ya que
se hicieron muy virales y le han permitido crecer. Entre sus objetivos a medio plazo están orientar su carrera musical hacia una dirección más seria.

Sin abandonar su faceta friki, quiere desarrollar más su lado como artista de rap convencional. “Tener una audiencia amplia en Youtube te abre muchas puertas. A la hora de hacer conciertos, claro, surgen más actuaciones y colaboraciones; pero en el terreno friki es algo más complicado encontrar sitios en los que hacer conciertos de una forma adecuadamente remunerada”.

Todos ellos muestran cómo cualquier artista o grupo de música en YouTube puede difundir sus creaciones y tener una audiencia global. Ahora bien, en este sentido surge una pregunta: ¿Cuántos ingresos se pueden conseguir con estos vídeos?

La responsable de YouTube Partnership Música señala que “los ingresos de un creador de contenido en YouTube —sea de música o de cualquier otro tipo de contenido— dependen de varios factores que van desde el país donde se monetiza, el tipo de contenido que genera (entretenimiento, belleza, música, gaming, etc), de dónde provienen sus visualizaciones (ordenador o móvil), la época del año, etc”. “Para los creadores de música, decimos que YouTube ofrece un canal de promoción que además genera ingresos”, continúa Delgado. “YouTube ha transformado el vídeo de música de un gasto costoso que llegaba a un pequeño público de fanáticos de la música a un nuevo flujo de ingresos apoyado por toda la audiencia global de YouTube”.

KeyBlad, por su parte, agrega que “los ingresos del canal varían constantemente”. “Depende de las visitas del mes, de los vídeos que suba, los anuncios, la época del año… Lo que sí es cierto es que el canal me permite colaborar cada vez con más marcas ajenas a YouTube, y es una buena herramienta a la hora de hacer promociones, por lo que me permite generar cada vez más ingresos”. Él, por ejemplo, acaba de publicar su primer libro. Su sueño desde pequeño. Y todo gracias a la notoriedad alcanzada a partir de sus vídeos en Internet.

Carlos C. Ungría

Periodista con experiencia en prensa escrita, digital y radio. Le interesan las nuevas tecnologías, la economía y la política.

Un comentario sobre “YouTube, un trampolín hacia el éxito para los grupos de música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte el mejor servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies