Nueve grandes fracasos en la historia de Google

La trayectoria de Google está plagada de éxitos rotundos que han llevado a la compañía a ser líder en ámbitos como el correo electrónico –con la supremacía indiscutible de Gmail- o el software para teléfonos móviles, ya que Android es el sistema operativo que utiliza casi el 90% de los dispositivos móviles en todo el mundo.

Sin embargo, no todo lo que toca Google acaba siendo la gallina de los huevos de oro. Aunque es normal que, con tanto lanzamiento, no todos triunfen, la compañía aglutina también algunos fracasos muy sonoros que hoy repasamos:

-Google Answers. Era un servicio de preguntas y respuestas al estilo de Yahoo! Answers que aglutinó a miles de usuarios al poco de ser lanzado en 2002. Lo más curioso de la plataforma es que los internautas respondían las preguntas a cambio de cierta cantidad de dinero.

Hubo quien incluso llegó a ganarse la vida ofreciendo respuestas a otros usuarios, pero el servicio tenía algunos “fallos” que hoy parecen básicos: por ejemplo, no avisaba de las respuestas a quien había formulado una pregunta, por lo que a menudo la solución a su problema pasaba inadvertida.

Además, el sistema de identificación de los usuarios era demasiado débil, por lo que pronto los trolls que ofrecían respuestas falsas o inadecuadas se convirtieron en mayoría, hasta el punto de que muchos usuarios dejaron de considerar el servicio útil. Fue cerrado en 2006.

-Google Lively. Se trataba de un mundo virtual al estilo de Second Life que pretendía que los usuarios interactuaran con otros por medio de avatares. No duró ni seis meses y cerró en 2008.

-Google Wave. Google siempre ha querido tener una red social que pudiera competir con Facebook cara a cara, pero nunca lo ha conseguido. En 2009 lanzó Google Wave, que lo que pretendía era revolucionar el concepto del correo electrónico y aglutinar en una única plataforma el servicio de email, el de aplicación de mensajería instantánea y el de red social propiamente dicha. La idea era buena, pero no cómo se desarrolló. Los más de 100.000 usuarios que logró aglutinar el servicio en sus primeros meses de vida no llegaron a engancharse a la herramienta que permitía colaborar en tiempo real y Google decidió echar el cierre sólo tres años después.

 

-Google Buzz. Sólo unos meses después de lanzar Google Wave la compañía anunció la llegada de otro producto social que lo que hizo fue confundir aún más a los usuarios: Google Buzz. Dotaba al correo electrónico de nuevas funciones sociales como la posibilidad de enviar mensajes anónimos a los destinatarios pero tuvo muchos problemas para asegurar la privacidad de las comunicaciones y Google anunció su cierre sólo un año después de haberlo creado. El fracaso fue estrepitoso.

-Google+. Aunque todavía siga activa, la red social de Goolge no es ni sombra de lo que fue (o de lo que Google quiso que fuera, más bien). Lanzada en 2011, Google+ trató de ser la competencia de Facebook apoyándose en nuevas funcionalidades como los círculos o la posibilidad de realizar Hangouts entre usuarios. Sin embargo, y a pesar de que técnicamente estaba más avanzada que la plataforma de Mark Zuckerberg, no convenció a los usuarios, que no encontraron motivo relevante para pasarse a la nueva red social.

Google+ logró captar millones de usuarios, abriendo de forma obligatoria un perfil a todo aquel que utilizase productos de Google (Gmail, YouTube…), pero el problema es que los usuarios no dieron uso a la platforma, que hoy día se considera un “pueblo fantasma”.

-Google Orkut. No podemos olvidarnos de otra de las redes sociales de Google, con la que la compañía posiblemente perdió la oportunidad que tenía de plantar cara a Facebook. Orkut nació antes que la red social de Mark Zuckerberg, en enero de 2004, y presentaba funciones similares: permitía ponerse en contacto con amigos del pasado y mantener conversaciones en tiempo real.

Orkut llegó a ser líder en países como Brasil e Irán y, sobre todo, entre los usuarios más jóvenes. Sin embargo, Google no concedió demasiada importancia a su desarrollo y desaprovechó el momento. Acabó cerrando definitivamente el servicio en 2014.

-Google Latitude. ¿Se acuerdan de Foursquare? El servicio que permitía geolocalizar al usuario también tuvo su réplica en Google: Google Latitude, que no llegó a hacer sombra ni de lejos a Foursquare. Lanzado en 2009 como heredero del proyecto Dodgeball, Google Latitude permitía hacer checkin mediante SMS. Fue cerrado en 2013 y se integró su servicio en Google+, pero tampoco triunfó ahí.

– Google Jaiku. Google no sólo trató de imitar a Facebook con Google+, sino que también puso sus ojos en Twitter al comprar Jaiku en 2007. Se trataba de un servicio de microblogging a través de SMS que habían creado dos jóvenes finlandeses un año antes pero que Google nunca logró hacer suyo como tal ni convencer a los usuarios para que lo utilizaran. Acabó cerrándolo cuatro años más tarde.

-Google Reader. Todavía hay usuarios que se preguntan por qué Google decidió en 2013 cerrar uno de sus servicios más populares, el lector de RSS Google Reader. Había sido lanzado en 2005 y gozaba de buenas críticas. De hecho, todavía hoy día no se ha encontrado un sustituto que aglutine el beneplácito de tantos internautas. El por qué fue clausurado por Google es todavía un misterio, pero se considera un auténtico fracaso estratégico de la compañía.

Manuel Moreno

Periodista y fundador de TreceBits. Consultor y profesor de redes sociales y periodismo 2.0, colabora con varios medios de comunicación. Autor de: “El Gran Libro del Community Manager”, “Cómo triunfar en las redes sociales” y “Yo también la lie parda en Internet”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte el mejor servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies