Antolín Romero: “Las redes sociales permiten encontrar empleo y también lo generan”

Antolín Romero

ENTREVISTA a Antolín Romero, copresentador, junto a María José Molina, del programa “Aquí hay trabajo” de Televisión Española. En el, cada mañana, desde las pantallas de La 2, se ofrecen claves y consejos para las personas en situación de desempleo y para quienes deciden seguir el difícil camino de emprender por su cuenta. En el espacio, las redes sociales juegan un papel fundamental, y Romero, además de conducir el programa, también ejerce de Community Manager. En su caso, las redes sociales también le han ayudado a consolidar su empleo…

-Antolín, ¿Cómo la tecnología y las redes sociales nos han cambiado la forma de trabajar a los periodistas?

Bueno, hay que reconocer que nos han cambiado mucho a los que hemos querido cambiar. Hay gente que no ha querido adaptarse a ellas porque tiene una situación privilegiada, consideran que no les hace falta y no han querido avanzar. Yo creo que se pierden mucho, primero como ciudadanos para enterarse de muchas cosas y luego, como comunicadores, para dar a conocer su mensaje, a todos los niveles.

En los sectores en los que yo me muevo -productoras, televisión…- hay mucho desempleo. Para un profesional de la información estas herramientas son una oportunidad para no parar de trabajar, para contar todo aquello que presiones laborales, falta de tiempo, etc… no permiten contar. Las redes sociales son plataformas que te permiten seguir trabajando incluso estando en desempleo y hay muchas posibilidades de encontrar empleo trabajando, demostrando lo que puedes hacer. Para eso las redes sociales son excepcionales.

-¿Realmente pueden ayudar a encontrar un empleo?

Cuando empecé a trabajar en “Aquí hay trabajo” abrí una cuenta de Twitter por mi cuenta porque pensé que podría servir a las personas para encontrar un empleo. Como la dirección del programa vió que funcionaba y que era útil, me pidió que crease la cuenta oficial del programa en Twitter y también la de Facebook.

Las redes sociales son fundamentales para nosotros y en cuestión de unos años nos han cambiado por completo el programa

Así, mi función que en principio era solo la de presentador, pasó a ser también de Community Manager. Tuve que ponerme al día, leyendo, haciendo cursos… por mi cuenta… Cuando me preguntan si las redes sociales ayudan a encontrar empleo… respondo que sí porque a mí me han dado un empleo: yo solo trabajaba como presentador y ahora soy también community manager.

-Eso sí, las oportunidades ha de buscárselas uno mismo…

Por supuesto eso ayuda, pero también es cuestión de estar atento a las oportunidades, a las que ofrecen las redes y también otros medios. Por ejemplo, en este sector, a menudo en el programa tenemos ofertas para community managers. Por cierto, aprovecho para decir que las ofertas del programa son reales, que hay quien no se las cree porque cada día podemos tener ochocientas o mil ofertas distintas. Todas se comprueban, se contrastan con las empresas, son exclusivas y no se “copian” de otros portales en Internet…

-¿Qué peso tienen las redes sociales en el programa?

El programa es, desde sus inicios, “por y para” los desempleados o gente que quiere montar su empresa… pero ahora gracias a las redes sociales también es “con” esas personas. Ahora la inmediatez y rapidez de Twitter nos permite tener un espacio al final del programa, que llamamos #cuentacuenta, donde escuchamos lo que la gente opina…

En este sentido ya no sólo hacemos un programa para la gente, sino con la gente… y tenemos en cuenta lo que nos dicen, lo que les interesa… Nosotros poder datos sobre un tema, pero quienes pueden contar cómo les va son ellos, las personas. Las redes sociales son fundamentales para nosotros y en cuestión de unos años nos han cambiado por completo el programa.

-Sin embargo, salvo algunos programas como Operación Triunfo recientemente, en televisión parece que no se les ha sacado todavía todo el partido en cuanto a interacción y cercanía con los espectadores…

-A nosotros nos interesa muchísimo esa cercanía. No censuramos y pensamos que se pueden expresar las opiniones libremente a no ser que se recurra a un lenguaje inapropiado o que falte al respeto. A mí me encanta esa retroalimentación y la practicamos en las redes sociales del programa. La comunicación no es comunicación si no escuchas… y si tú sólo hablas y hablas no estás comunicando, lo que estás es soltando información.

La comunicación no es comunicación si no escuchas; si sólo hablas, lo único que haces es soltar información

-Escuchar a las redes seguro que os pone en la pista de muchos temas que quizá no os habíais planteado tratar…

-Desde luego que sí, hay temas que directamente nos preguntan o que incluso no sabíamos que existían. Las redes sociales nos mantienen vivos. Yo llevo ocho años en el programa, la directora del programa lleva 18 años, desde que nació el espacio… y también seguimos aprendiendo, reciclando temas… Muchas veces nos llegan comentarios que dan lugar a nuevos temas en los que no habíamos reparado y que es la propia gente a través de las redes sociales quien nos los pide.

-Las redes sociales sirven para buscar trabajo, pero… ¿también lo generan?

Las redes sociales son fundamentales para cualquier persona. Hay que ser consciente de que muchos reclutadores “bichean” las redes sociales antes de darte el “si quiero”, y eso tenemos que tenerlo en cuenta. A algunos les parecerá mal no poder poner que está tomando una cerveza con sus amigos. En definitiva, uno es libre de ponerlo si quiere, pero debe saber que quizá hay profesionales que vayan a buscarle ahí.

Hay mucha gente además que vive de las redes sociales, y digo “vive”, y viven bien, no digo que “sobreviven”. En el programa hemos hablado de muchos youtubers por ejemplo que se ganan la vida realizando sus contenidos en esta plataforma, por ejemplo.

Las redes sociales son fundamentales para buscar trabajo y también lo crean… pero ojo, no de cualquier manera ni son la panacea. También esta conversación que estamos manteniendo es un vínculo social, nuestros amigos, nuestros contactos… son también fundamentales y cuando estemos buscando un trabajo no sólo tenemos que comunicarlo en Internet, sino contárselo a todas nuestras redes sociales (amigos, conocidos…) para llegar a tener éxito.

Es como desvirtualizarse. Hablar por Twitter está muy bien, pero muchas veces es necesario complementarlo con el cara a cara…

-Es fundamental. El camino que te lleva al empleo muchas veces es como la vida. Nunca sabes qué va a funcionar… pero lo que sí se es que lo que no funciona es no hacer nada. Si tu haces cosas y gestionas tu red, vas a eventos, vas a ferias de empleo, sigues a gente interesante, tienes tu perfil LinkedIn actualizado… todas esas cosas van sumando. Lo que no ayuda es no hacer nada.

-¿No crees sin embargo que en general nos falta mucha educación en cuanto a uso de las redes sociales?

-Sin duda, la cultura de las redes sociales es nueva, la estamos construyendo ahora… Tenemos mucho que aprender y hay que llevar esto a las aulas. Muchas veces se piensa que los nativos digitales ya vienen aprendidos… pero hay que explicárselo. Internet forma parte de la realidad, y mucha gente piensa que no es parte de ella, que es todavía un universo aparte…

Nuestros padres nos deberían enseñar que no se insulta en las redes sociales

-Pero nos da mucho miedo utilizarlas y meter la pata…

Desde luego es mejor no meter la pata, pero a veces es algo que se nos escapa y tampoco hay que dramatizar. A mí me ayuda mucho pensar, antes de escribir, que me va a leer la persona que no quiero que lea mi mensaje. Eso me ayuda a pensarlo dos veces antes de publicar. Y cuando publico algo, lo hago siendo consciente de que un tuit se puede convertir en algo viral y que de repente miles de personas lo vean.

Pero lo que ocurre en las redes sociales no es distinto de lo que pasa en la vida real. Por ejemplo, a mis alumnos del Instituto de RTVE siempre les digo que un micrófono siempre está abierto y siempre puede escucharnos quien no queremos que lo haga. Por eso, antes de comunicar nada, precaución. De alguna forma todos vivimos en una especie de plató gigante y no podemos ser inocentes en este sentido.

-A veces el calentón del momento nos impide razonar en las redes sociales…

Siempre tengo en cuenta una cosa que dice mi directora: Ante la duda, negación. Si no tienes un dato claro, no lo publiques. No pasa nada, no hay que contestar siempre ni pretender saber de todo… También puedes decir “no lo se”, no pasa nada…

-Esa honestidad de reconocer que algo no se conoce, no se lleva en las redes sociales…

-A nosotros nos pasa mucho. Nos preguntan en las redes sociales cosas que quizá no sabemos responder en ese momento y necesitamos consultar con un experto. No pasa nada por reconocer que no se conoce un tema, nos informamos y lo resolvemos. Ante la duda, antes de dar un consejo mal a una persona, precaución y mejor estarse quieto.

-¿Cómo utilizas tú las redes sociales, a nivel personal y profesional?

-Sobre todo utilizo Twitter, porque lo que más me acerca a las redes sociales, más que la información, es la opinión de la gente. Me gusta la retroalimentación, conversar… es raro que no conteste a alguien. Me parece que es fundamental y por eso estoy ahí. Casi nunca escribo algo personal, casi siempre todo lo que publico está relacionado con el programa, con las clases que imparto…

También utilizo Facebook, pero muy poco. Para estar en contacto con mis amigos, la red social que utilizo sería WhatsApp.

-¿Has tenido experiencia con algún troll en Twitter?

Poco. Siempre intento pensar que la persona no ha querido decirme eso o, al menos, con ese tono. En Twitter se magnifican a veces las cosas y algo que en persona sería un malentendido que se solucionaría rápidamente, se hace un mundo de ello. De todas maneras, yo soy un presentador “de bajo perfil”, no tengo muchos seguidores, mi programa no está en prime time. Por fortuna, nunca he tenido una mala experiencia, ni en las redes sociales ni tampoco en la calle. Siempre es todo amabilidad y un trato correcto.

-¿Deberían las redes sociales tener que controlar un poco más estos comportamientos?

-No lo se… siempre apuesto a pensar en que lo necesario es la educación. Quien se pase, por ejemplo, si te amenaza de muerte… pues denuncias y al juez. Pero todo se reduce en la mayoría de los casos a la educación, a la empatía, a pensar 15 segundos antes de escribir… Las cosas graves hay que denunciarlas, pero en el resto de los casos, igual que nuestros padres nos enseñaron que no se insulta por la calle, ahora nos deberían enseñar a que no se insulta en las redes sociales. Todo es cuestión de educación.

-Otro de los “males” de las redes sociales, las noticias falsas… ¿qué responsabilidad tenemos los periodistas?

-Los periodistas deberíamos tener más cuidado con aquello a lo que damos credibilidad, y los medios, con todo lo que publican. Me gusta mucho la labor que hace “Maldito Bulo”, es una gran idea, muy bien hecha y necesaria. Pero cuando uno ve una burrada en las redes sociales, de entrada, no debería contribuir a ella si no tiene claro su procedencia. Hay que ser muy precavido. Y luego como decía antes, falta educación. Hay páginas web que no indican que son satíricas o que publican contenidos que no son verdad. Vamos a educar y a ser más honestos en este sentido…

Manuel Moreno

Periodista y fundador de TreceBits. Consultor y profesor de redes sociales y periodismo 2.0. Colaborador en varios medios de comunicación. Ponente y conferenciante. Autor de La Enciclopedia del Community Manager (2018) y otros tres libros de Social Media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte el mejor servicio. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí. ACEPTAR
Aviso de cookies