Por qué las apps para leer mensajes borrados de WhatsApp no son recomendables

Después de que WhatsApp implementara la función de eliminar mensajes en la aplicación de mensajería instantánea, permitiendo que los usuarios borrasen cualquier contenido que hubieran enviado por error, se han popularizado en la red aplicaciones que permiten recuperar dicha información.

Instalar aplicaciones que prometen hacer algo que la aplicación original no permite es un gran riesgo

Son los usuarios que quieren saber qué han borrado sus amigos los que las han hecho populares e incluso algunas de ellas ya cuentan con más de 10 millones de descargas en las tiendas de aplicaciones. Sin embargo muy pocos conocen realmente los riesgos de permitir que otras aplicaciones accedan a su servicio de mensajería, y esto puede tener consecuencias importantes.

En la red «nada es gratis». Instalar apps que prometen hacer algo que la aplicación original no hace supone un riesgo y los usuarios terminan pagando a costa de su seguridad.

Por ejemplo, una de las aplicaciones más utilizadas es WAMR, que se puede descargar de forma gratuita en la PlayStore. Tal y como indica su descripción, permite recuperar mensajes de texto y también cualquier archivo adjunto en un mensaje, como pueden ser imágenes, vídeos, notas de voz, audios, archivos GIF…. entre otras cosas.

En principio, suena como una aplicación atractiva. Sin embargo, la letra pequeña de sus condiciones de uso indica que se guarda información de los usuarios, teniendo acceso al total de sus notificaciones y conversaciones, lo que es una violación de la privacidad de los cibernautas, aunque estos dan su consentimiento al instalar la aplicación. En este orden de ideas, el «acceso a los datos» ocurre sin que la mayor parte de los usuarios sean conscientes de lo que sucede. La compañía utiliza la información recopilada para conocer los gustos e intereses de los usuarios, y luego vender los datos a terceros.

Realmente, WAMR y el resto de aplicaciones que actúan de esta manera, no están engañando al usuario. El problema es que éste no sabe lo que está aceptando ni haciendo un uso consciente de una aplicación que, por ofrecer algo que la app original no proporciona, está cobrándole «un coste», aunque no sea económico porque la instalación de la app sea gratis.

Mariangel Massiah

Con licencia para comunicar. Creadora de contenido. Locución. Comunicación digital y corporativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • TreceBits te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Manuel Moreno Molina (TreceBits) como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de HOST EUROPE IBERIA S.L.U. (proveedor de hosting de TreceBits. HOST EUROPE IBERIA S.L.U. está ubicado en UE, en España un país cuyo nivel de protección son adecuados según la Comisión de la UE. Ver política de privacidad de HOST EUROPE IBERIA S.L.U.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@trecebits.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.