¿Cómo funciona la economía circular?

Bola del mundo verde

La economía circular es una estrategia cuyo objetivo es reducir el uso de nuevas materias primas y la producción de desechos, estableciendo un modelo cerrado para el uso de los recursos en la producción. Dicho con otras palabras, se trata de consumir menos materias primas y menos recursos energéticos en los procesos de producción, de modo que estos generen un menor impacto medioambiental del que generan en la actualidad.

En realidad, esta es una definición básica, pero la economía circular abarca más que la reutilización para así reducir el uso de materiales y la generación de desechos. Se trata también, por ejemplo, de reducir el uso de combustibles fósiles por energías renovables, que son, por propia definición, circulares (en el sentido de que no se basan en el consumo de unos materiales finitos).

Además, el concepto de economía circular incorpora las nociones de compartir y reparar, de modo que el ciclo de vida de los productos se extiende.

Se trata, fundamentalmente, de ser responsable con las cosas que consumimos, y consumir menos y reutilizar más. Cada persona puede hacerlo, y hoy en día hay entidades, webs y proyectos, como VidaCaixa, que te ayudan a conseguirlo, proporcionándote apoyo, información sobre la inversión socialmente responsable y consejos para reducir nuestro impacto sobre el planeta.

Pero volvamos al tema. Ya hemos dado respuesta a la pregunta básica de en qué consiste la economía circular, pero vamos a ahondar un poco en sus orígenes y en qué podemos hacer para participar en ella.

Los orígenes de la economía circular

Las primeras referencias a la economía circular datan de los años 80, como idea genérica que englobaría conceptos como la economía azul o la ecología industrial. Es decir, marcos de pensamiento del ecologismo que surgen con la finalidad principal de optimizar sistemas.

Esta idea ha derivado hacia la defensa de un sistema basado en que los residuos se gestionan a partir de las llamadas 3R. Es decir: reducir, reciclar, reutilizar. Se trata de poner en cuestión el sistema actual de producción y gestión de residuos basados en la existencia de energía y materiales baratos, que derivan en un ciclo insostenible de uso del recurso-producción-generación de residuos.

Las ventajas de la economía circular frente a la lineal

El actual sistema económico dominante, al que llamaremos lineal, genera la riqueza a partir de la extracción de las materias primas, que posteriormente se transforman mediante fabricación del producto, su uso y la posterior eliminación. Este proceso genera con frecuencia, y en sus distintas fases, consecuencias gravosas para el planeta (externalidades) que no asume el propio fabricante. Por ejemplo, nadie asume los costes de no eliminar correctamente todos los plásticos que generamos (algo probablemente imposible), y que acaban con frecuencia en nuestros mares.

La actual situación del planeta, y las previsiones climáticas, hacen que este modelo sea insostenible, algo que es evidente porque se basa en el uso de recursos naturales y combustibles fósiles que tienen un período de vida limitado.

Lo que propone la economía circular es una alternativa de recurso-producto-recurso reciclado, que producía no sólo inestimables beneficios medioambientales, al reducir el impacto de los procesos productivos, sino también notables beneficios económicos por la vía del ahorro.

Los materiales, la energía, los residuos y los productos se reciclan para usar los recursos con eficiencia. De esta forma se establecen una serie de relaciones entre aspectos ambientales, económicos y sociales, que acaban generando empleo y garantizando los suministros, con una ventaja esencial respecto a las estructuras económicas dominantes: que se reduce al máximo la generación de residuos.

Algunos principios básicos de la economía circular

Esta forma de concebir los procesos industriales y la gestión de los recursos y los desechos parte de algunas nociones básicas, que a continuación resumimos:

-El uso que se le dé un producto o servicio es más importante que su posesión. Es decir, ¿qué importa quién esté poseyendo el producto o servicio cuando yo no lo necesito? Lo importante es que pueda disponer de él cuando lo necesite. Fruto de este principio, se están popularizando las iniciativas que abogan por el uso compartido de vehículos. Porque, si lo piensas bien, ¿qué porcentaje de tu tiempo dedicas a usar tu coche? Un 1%. ¿Merece la pena?

-En la misma línea, que el diseño de una organización industrial o empresa debe intentar sacar el mayor partido posible de los stocks y los flujos energéticos y de materiales. Es decir, reducir el consumo de energía y de materiales, reusar, aprovechar al máximo. Además, así logrará un importante ahorro, no sólo en términos medioambientales, sino estrictamente económicos.

-La necesidad de reciclar económicamente los productos que ya no encajan con las necesidades de los consumidores. Hay que reciclar materiales, residuos y productos. Es decir: dar una nueva vida, porque es probable que ese producto, o los materiales con los que se construyó, sean útiles para otra función.

-Y en el excepcional caso de que los residuos no se puedan reciclar, ¿por qué no utilizarlos para crear energía?

En definitiva, todos tenemos un interés en la economía circular. Los individuos como consumidores, porque tomarán decisiones de consumo responsables y que supondrán un ahorro; las empresas, porque tendrán ciclos productivos más eficientes; y todos, como ciudadanos, porque reduciremos nuestra huella de carbono y estaremos siendo responsables con el medio ambiente y con el futuro (y presente) de nuestro planeta

Redacción

La redacción de TreceBits está formada por un conjunto de profesionales de la información especializados en Redes Sociales, Internet y Periodismo 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

  • TreceBits te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Manuel Moreno Molina (TreceBits) como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de HOST EUROPE IBERIA S.L.U. (proveedor de hosting de TreceBits. HOST EUROPE IBERIA S.L.U. está ubicado en UE, en España un país cuyo nivel de protección son adecuados según la Comisión de la UE. Ver política de privacidad de HOST EUROPE IBERIA S.L.U.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@trecebits.comasí como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.