Los peores errores cometidos con criptomonedas

Cryptojacking-Bitcoin muerte Criptomonedas Accidentes

La naturaleza digital de las criptomonedas no es una garantía contra los peligros que acechan a los bienes físicos. Si bien es más fácil extraviar un lingote de oro o que un fajo de billetes salga ardiendo que el hecho de perder una criptomoneda, no significa que no haya pasado. Y no pocas veces, tanto a personas que acaban de empezar como a empresas veteranas.

El hecho de que las criptomonedas sean activos digitales no significa que este tipo de divisas estén protegidas contra descuidos y accidentes

Más de una persona ha visto como, por un simple descuido, una verdadera fortuna se ha perdido para siempre. A continuación te contamos los mayores descuidos, accidentes y errores de juicio que han eliminado grandes porciones de criptoriqueza.

-El disco duro de James Howells

En 2014, el Bitcoin ya era bastante conocido -al menos en ciertos círculos de Internet- y su valor, si bien a años luz del que tiene hoy en día, no era ninguna broma. De hecho, ese año, los titulares se llenaron con una de las noticias que empezaron a crear el mito del Bitcoin: un estudiante noruego compró una casa por 5.000 Bitcoins por los cuales había pagado 27 dólares en 2009. Si bien esos 5.000 BTC hoy valdrían cerca de 250.000.000 dólares (más que suficiente para varias casas o una casa muy grande), el hecho de que se pudiese comprar una casa con ellos es suficiente para hacerse una idea de su valor.

Pero James Howells, el protagonista de esta historia y natural de Gales, recibió esta noticia con cierta tristeza, ya que poco antes, se deshizo por error de un disco duro que contenía las claves privadas que otorgaban acceso a 7.500 Bitcoins. Esto significa que, contando con el precio del Bitcoin a día de hoy, James Howells tiró a la basura más de trescientos millones de dólares. 

Howells minó los 7.500 Bitcoins con su portátil (algo impensable a día de hoy) y, al venderlo, decidió guardar el disco duro. Sin embargo, durante una jornada de limpieza, el disco duro acabó en la basura, y de ahí, supuestamente llegó al vertedero de su ciudad. A pesar de sus peticiones, el ayuntamiento no dejó que Howells buscase entre la basura para encontrar su botín perdido.

-Las claves privadas de Canadian Bitcoins

Las carteras digitales de Bitcoin y otras criptos funcionan con unas larguísimas claves privadas que protegen su contenido. Al menos, siempre y cuando dichas claves no se entreguen alegremente a otras personas. Desgraciadamente, esta es una lección que el exhange canadiense Canadian Bitcoins aprendió por las malas.

Durante una migración de servidores, un hacker lanzó un inteligente (a la par que sencillo) ataque con el objetivo de hacerse con los Bitcoins de la empresa canadiense. En un alarde de simplicidad, el hacker se hizo pasar por el CEO de la empresa y envió un email a su centro de datos solicitando con urgencia las claves privadas de las carteras digitales. Nadie hizo una doble comprobación y el cibercriminal se escapó con un botín de 149 BTC, que hoy equivaldrían a casi 7,5 millones de dólares.

-La pizza más cara de la historia

En la comunidad cripto, hay un día señalado conocido como el «Pizza day». Este día marca el aniversario de una de las peores decisiones financieras de la historia. En 2010, cuando el Bitcoin tenía poco valor y era poco más que una curiosidad tecnológica, un hombre llamado Laszlo Hanyecz (uno de los primeros usuarios de Bitcoin) tenía cerca de 10.000 BTC, que en aquel entonces equivalían a unos 41 dólares.

Queriendo darles utilidad más allá de ser ceros y unos en su disco duro, Hanyecz decidió comprar un par de pizzas familiares por 10.000 BTC. Por supuesto, Hanyecz no tenía una bola de cristal, y en aquel momento pudo pensar que dos pizzas gratis eran mejor que una moneda virtual que probablemente nunca valdría mucho más. De haberla tenido, sabría que, con el tiempo, esos 10.000 Bitcoins llegarían a valer más de quinientos millones de dólares, y probablemente habría pagado las pizzas de otra manera.

Juan Carlos Rubio

Periodista. Especializado en tecnología y política internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • TreceBits te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Manuel Moreno Molina (TreceBits) como responsable de esta web.
  • La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround Spain S.L. (proveedor de hosting de TreceBits). SiteGround Spain S.L. está ubicado en la UE, cuyo nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround Spain S.L.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra política de privacidad.