Que es una conexión Ethernet y cómo arreglar sus fallos

Arreglar fallos de Ethernet

En la era previa a la omnipresencia del Wi-Fi la tecnología Ethernet se alzaba como el estándar para conectar dispositivos. A través de cables Ethernet en una red de área local (LAN) o una red de área amplia (WAN), era posible enviar datos.

A pesar del auge del Wi-Fi, Ethernet sigue siendo ampliamente utilizado debido a su velocidad, fiabilidad y seguridad superiores en comparación con la transmisión de datos mediante ondas de radio, característica distintiva del Wi-Fi.

En este artículo conocerás qué es una conexión Ethernet, cuándo se crearon y cómo fue su evolución. También prestaremos atención a algunas de las causas más comunes por las cuales podría estar fallando tu conexión cableada y, por supuesto, cómo corregir el problema.

Qué es una conexión Ethernet

Una conexión Ethernet es una forma de conectar dispositivos a una red de área local (LAN). Utiliza un cable de cobre para transmitir datos entre los dispositivos. El cable Ethernet tiene ocho hilos, que se utilizan para transmitir datos en dos direcciones diferentes.

Para conectar dos dispositivos Ethernet, deberás utilizar un cable Ethernet y un conector Ethernet. El conector Ethernet tiene ocho pines, que se corresponden con los ocho hilos del cable Ethernet. Para conectar el cable Ethernet, debes insertar los pines del conector Ethernet en los agujeros del puerto Ethernet del dispositivo.

Una vez que el cable Ethernet esté conectado, los dispositivos podrán comunicarse entre sí. La velocidad de la conexión Ethernet dependerá del tipo de cable Ethernet que utilice. Los cables Ethernet más comunes son el cable Ethernet Cat5e y el cable Ethernet Cat6. El cable Ethernet Cat5e puede alcanzar velocidades de hasta 100 Mbps, mientras que el cable Ethernet Cat6 puede alcanzar velocidades de hasta 1 Gbps.

Las conexiones Ethernet son una forma confiable y rápida de conectar dispositivos a una red LAN. Son la opción preferida para la mayoría de las redes domésticas y de oficina.

Historia de Ethernet

Ethernet, creada por un grupo de ingenieros del Xerox Palo Alto Research Center (PARC) en 1973, permitió conectar múltiples ordenadores en una red de área local (LAN). Ethernet estableció un conjunto de reglas para enviar datos de un lado a otro entre máquinas específicas de manera eficiente. El nombre «Ethernet» se inspiró en el éter.

Xerox renunció a su marca registrada sobre el nombre de Ethernet, y el Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) formalizó el estándar 802.3 (conocido como Ethernet) en 1983. Ethernet se convirtió rápidamente en el estándar dominante debido a su naturaleza abierta, lo que permitía la disponibilidad de equipos de red de múltiples fabricantes. Además, Ethernet resultó fácil de actualizar, ya que cada versión ofrecía compatibilidad con las anteriores.

La primera versión oficial de Ethernet admitía velocidades de hasta 10 Mbps. Posteriormente, en 1995, se introdujo el Ethernet Rápido de 100 Mbps, seguido del Ethernet Gigabit en 1999. Para 2002 se logró la posibilidad de Ethernet de 10 gigabits. La tecnología Power over Ethernet permitía que los dispositivos usaran un solo cable para la alimentación y la conexión de red y se implementó en 2003.

A lo largo de los años se ha seguido trabajando en el desarrollo de las capacidades de Ethernet, alcanzando velocidades de 40 Gbps en 2010 y posteriormente 100 Gbps en ese mismo año. Aunque la investigación continúa, 40 Gbps es la velocidad máxima disponible para su uso en hogares en la actualidad, lo cual supera las necesidades de la mayoría de los usuarios.

Comparativa entre Ethernet y Wi-Fi

Incluso si sólo has utilizado Wi-Fi, es probable que estés familiarizado con los enchufes y cables Ethernet. El cable que conecta tu módem a tu router Wi-Fi es, con toda probabilidad, un cable Ethernet con un conector RJ45. Ethernet ofrece tres ventajas principales en comparación con Wi-Fi: es más rápido, más estable y más seguro. Sin embargo, requiere la instalación de cables entre dispositivos, y estos deben contar con puertos Ethernet. La creación de una red con cables puede resultar complicada y costosa.

En última instancia, la velocidad que obtienes siempre estará limitada por el componente de menor capacidad, ya sea el cable (existen distintas categrías con diferentes capacidades), el puerto o el conmutador.

Conmutadores Ethernet

Los conmutadores, también denominados switch, y que no hay que confundir ni con un módem ni con un router) Ethernet vienen en diferentes tamaños y permiten que un cable Ethernet salga del router y se conecte a múltiples dispositivos.

Los conmutadores suelen describirse como gestionados o no gestionados. Opta por un conmutador gestionado si te gusta configurar y supervisar la red, priorizar canales y tráfico, y obtener características de seguridad adicionales. Los conmutadores no gestionados son plug and play, suelen ser más económicos y funcionarán bien para la mayoría de los hogares.

Uso de Ethernet en el hogar

La instalación de cables Ethernet en tu hogar puede proporcionar ventajas en términos de velocidad, estabilidad y seguridad, pero la complejidad de la tarea depende de la estructura de tu vivienda y de tu disposición a taladrar agujeros en la pared y efectuar un tendido de cable. Si bien el Wi-Fi es más sencillo, las velocidades que ofrece siempre serán inferiores a la velocidad real que proporciona tu proveedor de servicios de Internet. Al utilizar cables Ethernet estarás mucho más cerca de alcanzar esas velocidades máximas.

Las Smart TVs, consolas de videojuegos y ordenadores suelen contar con puertos Ethernet, y la conexión por cable siempre ofrece una velocidad y estabilidad superiores en comparación con el Wi-Fi, algo a tener en consideración para jugar online, videoconferencias o streaming.

Cómo solucionar los fallos de tu conexión Ethernet

– Reinicia el módem y el router: es un fallo muy similar al que suele presentarse en conexiones inalámbricas. Y es que tanto el enrutador como el móden pueden sufrir desperfectos producto de una falta de limpieza de la memoria caché. En este caso, la solución es simple, desenchufa ambos artefactos, espera alrededor de un minuto y vuelve a conectarlos.

– Acoplamiento del cable: como sabrás, los cables Ethernet cuentan con un sistema que permite enganchar el extremo del cable al insertarlo en el dispositivo. A veces puede ocurrir que el conector no quede bien asegurado, lo cual te impedirá acceder a Internet.

– Revisa si tienes habilitada la conexión Ethernet: normalmente, la conexión a través de Ethernet en el ordenador suele estar activada de forma predeterminada. Sin embargo, en algunos casos no es así, e incluso puede que haya sido desactivada accidentalmente.

Para verificar si Ethernet está habilitado, solo debes hacer clic secundario en el botón de Windows y pulsar la opción «Administrador de dispositivos». Ahora, abre «Adaptadores de red», comprueba si la opción Ethernet está desactivada. De ser así, haz clic en «Habilitar dispositivo».

– Restablece la configuración de red: puede ser un método drástico, por lo que se recomienda implementarlo en caso de que el fallo persista. Básicamente, llevarás la configuración de red a sus valores predeterminados. Simplemente, debes ingresar a las configuraciones de tu ordenador con Windows, elegir «Red e Internet», luego «Configuración avanzada» y presionar «Restablecer red».

–  Actualiza los controladores de tu tarjeta de red: los drivers obsoletos o corruptos pueden afectar tu conexión Ethernet, la solución es actualizarlos. Para ello, debes hacer clic secundario en el icono de Windows, luego «Administrador de dispositivos» , y después «Adaptadores de red». Localiza la opción de Ethernet y haz clic. Finalmente, elige «Actualizar controlador» y sigue las instrucciones del sistema.

Antonio Rentero

Comunicador especializado en tecnología y cine. Jurista especializado en protección de datos. Curioso especializado en prácticamente todo.

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: TreceBits S.L. (TreceBits)
Finalidad: Que puedan comentar las noticias publicadas
Legitimación: Consentimiento del interesado. Satisfacción del interés legítimo del Responsable.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected].
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.