Entrevista a Chema García Langa, director de «El gallo que no cesa» en RNE

Chema Garcia Langa RNE

ENTREVISTA a Chema García Langa, periodista, director y presentador del programa «El gallo que no cesa» en Radio Nacional de España.

-Chema, ¿de qué manera Internet y las redes sociales han cambiado la manera de ejercer el periodismo?

A mi juicio ambos fenómenos han influido mucho en la práctica diaria del periodismo. De entrada nos han permitido ir más rápido a la noticia y –por lo tanto- difundirla antes que lo que permitían las herramientas disponibles hace dos o más décadas. Esto que a priori es un aspecto positivo no lo es tanto en lo tocante al ritmo frenético en el que se ha visto inmerso el hecho noticioso.

Las redes sociales e Internet equivalen a inmediatez. De ahí que el relato de la actualidad se haya vuelto vertiginoso y a veces falto de una verificación absoluta. Por fortuna en los últimos años los periodistas hemos aprendido a bregar con la desinformación y las noticias falsas…separando el grano de la paja e insistiendo en esa máxima tan periodística que es la veracidad y la consulta a las fuentes. Asimismo, muchos medios de comunicación disponemos de departamentos específicos para dirimir sobre ese particular. Aquí en RTVE contamos con el equipo de Verifica, que hacen una labor estupenda.

-¿Crees que hacen más fácil el trabajo de los periodistas o que les invitan a acomodarse?

A mi juicio nos ofrecen una perspectiva global de todo. Son una suerte de fonendoscopio de la actualidad y de las tendencias sociales. Soy de los que piensan que ni Internet ni las redes nos han hecho acomodarnos sino todo lo contrario. Suponen un acicate para seguir tratando de responder a las preguntas clásicas del periodismo: qué, cómo, por qué, etc. Por ejemplo, si un político cuelga un mensaje en una red como X, automáticamente el periodista va a tratar de obtener más información a ese respecto llamando al partido político al que pertenece o buscando reacciones entre sus adversarios.

En otro orden de cosas -y en línea con la cuestión de la “facilidad” a la que hacías alusión en tu pregunta- las redes sociales nos han permitido interconectarnos más fácilmente unos con otros. Es muy habitual que los periodistas tratemos de contactar con personas involucradas en hechos noticiosos a través de estas redes. Y casi siempre conseguimos nuestro objetivo.

-Desinformación, fake news, hate… ¿de qué manera se puede luchar contra ellas?

A base de trabajo y del apoyo de departamentos como el antes mencionado: Verifica RTVE. Los medios de comunicación tenemos una gran responsabilidad a la hora de detener bulos y esas dinámicas de desinformación que tanta crispación y miedo pueden generar en la sociedad. Nuestro compromiso con oyentes, lectores o telespectadores se mide, en buena medida, por la capacidad que desarrollemos de aportar fiabilidad y certidumbre.

De cualquier modo es inútil objetar que el ciudadano medio cada vez está más acostumbrado a lidiar con las noticias falsas que circulan en las redes. Lo cual no es óbice para que sigamos recibiendo en nuestro móvil mensajes alarmistas de noticias falsas. En mi humilde entender, creo que estamos caminando en la buena dirección en lo relativo a la gestión de este tipo de bulos.

En cuanto a los “odiadores”, obviamente siempre va a haber gente que se sirva del anonimato de las redes para verter determinados mensajes. Siempre que no se trate de amenazas ni de comentarios hirientes, lo mejor es no darles pábulo.

-¿De qué forma empleas tú las redes sociales? ¿Combinan a nivel profesional y personal?

Las redes sociales juegan un rol muy importante en mi desempeño profesional y personal. De hecho las utilizo a menudo. No tanto para publicar contenidos sino para testar esas tendencias a las que hacía alusión anteriormente. Pero, sin duda, las redes me permiten mantener una interacción directa con los oyentes. Me hace sentirlos muy cerca y me obliga a seguir esforzándome cada día por acompañarles y ofrecerles contenidos que les sean de interés.

Gracias a las redes sociales no solamente sé de su presencia al otro lado del dispositivo desde el que nos escuchen, sino que también conozco su avenencia o no con lo que les ofrecemos. Y eso es algo maravilloso.

Por otro lado, las redes son un escaparate fabuloso ante el mundo. Todo programa de radio que se precie ha de contar con estas plataformas para amplificar su difusión. Se diría que ejercen de promoción de la marca. Y eso que sirve para el programa de radio también sirve para quienes lo hacemos posible. Personalmente las redes me permiten proyectar al exterior mi trabajo cotidiano, mis inquietudes y mi forma de ver el mundo.

-¿Cuáles son las que más utilizas y por qué?

Las que más utilizo son X e Instagram. En X busco contenidos informativo y ecos de la actualidad. En cambio en Instagram observo lo que hacen las personas a las que sigo o me entretengo mirando los vídeos que me propone la aplicación en función de mis gustos.

También tengo cuenta en Facebook, pero apenas la utilizo. Eso en lo que tiene que ver con mi esfera personal, pero en lo tocante al programa he de decir que en Facebook tenemos numeroso movimiento de oyentes. De ahí que, al final, tenga contacto diario con las tres redes mencionadas.

-¿Cómo haces para estar al tanto de todas las novedades que se producen? Por ejemplo, ¿Usas Threads? ¿Te parece que podría sustituir a X?

No uso Threads y de momento no tengo interés en hacerlo. Sí que es cierto que en los últimos meses he percibido un notable descenso en la interacción a través de X. Es como si el flujo de tuiteros se hubiese trasvasado a redes como Instagram. Cada vez es más difícil obtener “me gusta” en la antigua Twitter, lo cual me lleva a pensar que va perdiendo fuelle entre la gente. No ocurre lo mismo en el ámbito político, periodístico o institucional, donde X sigue siendo la favorita para publicar comentarios.

-¿Qué papel juegan las redes sociales en «El gallo que no cesa»?

Juegan un papel determinante. No sólo por el componente de promoción al que hacía alusión, sino también por la cercanía antes mencionada. Todos los días revisamos nuestros canales de contacto y damos voz a los mensajes que nos llegan. Son una suerte de pared en la que los oyentes nos dejan escritas sus impresiones acerca de lo que hacemos. Huelga decir que de ordinario hacemos continuos llamamientos para que los “gallos” y las “gallinas” se manifiesten.

-¿De qué manera ayudan las redes sociales a lograr audiencia? ¿Por qué es importante medir la audiencia social?

Porque, de algún modo, evidencian el alcance que tiene lo que haces. En espacios como “El gallo que no cesa” es muy difícil medir la audiencia. Somos un programa de madrugada-mañana de tan solo una hora de duración. En las oleadas del EGM nuestros datos no se pueden extrapolar con los programas de la competencia que suelen sumar dos horas diarias de emisión. Si a eso le añadimos otra serie de condicionantes propios de una medición como la que elabora el EGM el resultado es bastante incierto y tal vez alejado de la realidad. Por eso redes como Instagram nos sirven como termómetro. En cuanto hago un llamamiento en antena crecen nuestros seguidores, lo cual demuestra lo viva que está la audiencia a esas horas intempestivas.

-¿Qué feedback sueles recibir de los oyentes a través de las redes?

Numeroso y diario. Por lo común suelo decir que el nuestro es un mensaje de ida y vuelta. Nosotros hablamos para los oyentes y ellos hablan para nosotros. Casi siempre se trata de mensajes positivos. Obviamente estamos más que abiertos a las críticas constructivas, faltaría más. De hecho solemos incidir mucho a ese respecto. Otra cosa es que esos mensajes deriven por los derroteros de la falta de respeto o de la impertinencia.

-¿Puedes contarnos alguna anécdota curiosa que te haya ocurrido en las redes?

Me pasan muchas cosas. Y desde aquí pido disculpas a quienes me hayan escrito y no les haya podido responder en tiempo y forma. Pero una de las sensaciones más satisfactorias ocurre cuando te pones en contacto con algún personaje de interés para una entrevista y éste te responde que es oyente habitual del programa. Esa tarea la suelen hacer las productoras del programa, pero cuando a mí me ha ocurrido me ha hecho muy feliz por lo que lleva eso consigo.

Manuel Moreno

Periodista y director de TreceBits. Experto en Redes Sociales, Internet y Tecnología. Formador y conferenciante. Colaborador en prensa, radio y TV. Autor de cinco libros de Social Media. Más información en manuelmoreno.es

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: TreceBits S.L. (TreceBits)
Finalidad: Que puedan comentar las noticias publicadas
Legitimación: Consentimiento del interesado. Satisfacción del interés legítimo del Responsable.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected].
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.