Instagram está obligando a los restaurantes a reinventarse

restaurante.jpg

Los restaurantes, como otros negocios, deben tener presencia en las redes sociales para saber qué dice el usuario del local, qué aspectos se deben mejorar, para usar el contenido de los clientes y para facilitar la afluencia de público. Instagram es la red social por excelencia de las fotografías de comida elevadas a categoría de arte; ahora parece que, cada vez más, los restaurantes también deben ser «posteables» en la plataforma.

Importa la calidad de sus platos y ahora también su estética: los restaurantes tienen que «quedar bien» en Instagram

Tipografías de la carta, la fachada, la iluminación, algunos rincones especiales… todo vale si se puede fotografiar y se puede publicar en Instagram. Si se cuida el detalle y se crea un espacio diferente, los clientes, que a su vez utilizan las redes sociales, querrán publicar dónde están y hacer saber a sus seguidores qué fotografías tan únicas han conseguido, además de haber comido mejor o peor. No solo es publicidad para el establecimiento, sino que ayuda a que el nombre del restaurante se asocie a un tipo de usuario: joven, desenfadado, moderno, de negocios, urbano, vegano…

Como ir a comer ya no implica solo eso, sino que se ha convertido en una experiencia en la que se tiene en cuenta también el ambiente en el que se come, los restaurantes deben atender la parte estética de su apuesta. Aunque parece un trabajo extra, lo cierto es que estos negocios pueden sacar partido al eco que generen en las redes sociales. Y mucho.

Además de utilizar en su propia cuenta las imágenes, acreditadas correspondientemente, de los usuarios, hay otro tipo de estrategias que revertirán positivamente en el restaurante.

Una de ellas es crear iniciativas solidarias que animen a compartir el mejor selfie con un batido, por ejemplo, puesto que así se consiguen lanzar varios mensajes. En primer lugar, que el negocio escucha, no solo ofrece comida, sino que se relaciona con su comunidad; en segundo lugar, que se preocupa por lo que hay más allá,  y necesita de la ayuda de los clientes; y, en tercer lugar, genera contenido y fomentará que se hable del establecimiento.

Las cartas de los restaurantes están en papel, pero también en imágenes. Una estrategia que siempre ha funcionado es la de enseñar al cliente cómo es el plato de comida una vez llegue a la mesa. La versión digital pide lo mismo: fotografías cuidadas y con detalles de recetas perfectamente emplatadas, que llamen la atención del usuario que está pasando una publicación tras otra en su cronología.

Mostrar cuál es el proceso de selección de los ingredientes, desvelar alguna receta o animar a los usuarios a crear ellos mismos un plato de la carta fomentan la relación cliente-restaurante que tan importante es para que la fama del establecimiento aumente.

Los restaurantes «para millennials» tienen que atender muchos más aspectos además del culinario. Un restaurante apetecible visualmente, en donde se reúnan los influencers de la ciudad, es un éxito seguro, tanto dentro como fuera de las redes.

Yaiza Ibarra

Periodista multiplataforma, compagina la redacción con el doblaje. Aprendiendo sin parar en TreceBits, escribe artículos sobre Internet y Redes Sociales.

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: TreceBits S.L. (TreceBits)
Finalidad: Que puedan comentar las noticias publicadas
Legitimación: Consentimiento del interesado. Satisfacción del interés legítimo del Responsable.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected].
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.