Qué es el «efecto fantasma» o ‘ghosting’ de los monitores

Efecto fantasma en monitores

El término “efecto fantasma” (también conocido como ghosting, en inglés) en monitores, se refiere a la distorsión que es posible apreciar cuando miras vídeos en los que hay acción rápida. Suele pasar, por ejemplo, cuando juegas títulos con mucha acción, como por ejemplo, los mejores shooters en primera persona.

La tecnología de cristal líquido TN ofrece tiempos de respuesta más cortos, IPS una rapidez intermedia y VA es la menos receptiva de todas.

Cuando el efecto fantasma aparece en tu pantalla, lo que puedes observar es, tal como sugiere el concepto, una especie de estela fantasmal detrás de las imágenes en movimiento. Se trata de un efecto visual que es consecuencia de una mayor lentitud de respuesta en los cristales líquidos de tu monitor con respecto al tiempo de respuesta de la tasa de actualización del mismo.

En otras palabras, si por ejemplo los cristales líquidos de tu pantalla tienen un tiempo de respuesta equivalente a 20 milisegundos y una tasa de actualización de 60 Hz, cuyo tiempo de respuesta es de 16,6 milisegundos, la diferencia de rapidez de respuesta entre un elemento y otro es lo que producirá el efecto fantasma.

Cabe subrayar que esto puede suceder incluso en los mejores monitores 4K gaming, pero antes de deshacerte de tu dispositivo, debes saber que este tipo de desperfecto tiene solución.

Cómo solucionar el efecto fantasma

– Verifica que el cable no esté dañado: el cable que utilizas para conectar el monitor a la unidad de procesamiento es el responsable de transmitir todos los datos de vídeo. Por consiguiente, si este se encuentra en malas condiciones o no es de buena calidad, es probable que ese sea el origen de la distorsión de las imágenes.

– Calibra la frecuencia de actualización: tal como se indica al principio, la rapidez de respuesta de los cristales de la pantalla debe guardar cierta armonía con la de su tasa de muestreo. Por lo tanto, calibrar la tasa de actualización a un valor inferior puede ser la solución.

– Actualiza los controladores: si la GPU de tu equipo está presentando inconvenientes debido a algún controlador desactualizado, es probable que esto cree un efecto fantasma. Para solucionarlo, simplemente debes verificar que todos los drivers estén actualizados.

– Cuida la cantidad de dispositivos inalámbricos: debido a que emplean ondas de radio para comunicarse entre sí, los artefactos inalámbricos que conectas cerca de tu monitor podrían ser los causantes de la distorsión. Sencillamente, comprueba que no haya muchos de estos dispositivos cerca de tu pantalla.

– Cambia la configuración de vídeo del monitor: para minimizar el efecto fantasma también puedes recurrir a las opciones de configuración de vídeo de tu panel. Desde allí puedes lograr una mejor calidad de visualización ajustando valores como la corrección de sombras, los niveles gamma, la relación de contraste, entre otros.

Antonio Vespa

Editor y redactor de contenidos, licenciado en literatura hispanoamericana. Escritor versátil, especializado en diversas temáticas, entre ellas tecnología

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: TreceBits S.L. (TreceBits)
Finalidad: Que puedan comentar las noticias publicadas
Legitimación: Consentimiento del interesado. Satisfacción del interés legítimo del Responsable.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected].
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.