5 razones por las que la carga inalámbrica no vale la pena

Carga inalámbrica en 2023

La carga inalámbrica está disponible en muchos dispositivos del mercado, como en los móviles con mejor autonomía, auriculares y relojes inteligentes. Ahora bien, a pesar de que es una implementación cada vez más popular por lo cómoda que resulta, lo cierto es que no es tan beneficiosa como parece porque sigue teniendo defectos que pueden afectar al equipo.

La carga inalámbrica ha mejorado muchísimo, pero sigue estando por detrás de la carga con cable debido a varios factores importantes.

Muchos fabricantes de smartphones alardean de la capacidad que tiene su carga inalámbrica, pero lo cierto es que no es tan buena como parece. Esto se debe a que cuenta con varios inconvenientes que no debes pasar por alto. Aquí diremos de qué se trata para que evites problemas a futuro.

– No es una verdadera carga inalámbrica: se trata de una función inalámbrica a medias, esto lo decimos porque la base de carga tiene que ir enchufada a la toma de corriente. Además, el móvil tendrá que mantenerse cerca de la base para cargarse, debe permanecer inamovible, lo que resulta molesto. Apenas levantes el smartphone, la carga se detendrá hasta que lo vuelvas a colocar sobre el soporte.

– Afecta el medioambiente: los cargadores inalámbricos requieren un 50 % más de energía para llevar a cabo su tarea, lo que se traduce en un despilfarro de electricidad. Asimismo, este tipo de cargador se compra por separado, lo que sumará más plástico y objetos desechables a tu hogar.

– Ineficiente: no es un equipo competente porque la energía debe pasar a través de la carcasa de plástico de la plataforma y el vidrio del teléfono. Esos son materiales aislantes que afectan el flujo de los electrones, convierten al proceso en algo lento e ineficaz. Ahora mismo, los cargadores con cable alcanzan los 100 W, mientras que los cargadores inalámbricos no llegan ni a la mitad de esa cifra. Así que, por ahora, se trata de un desperdicio de tiempo y electricidad.

– Sobrecalentamiento: es un efecto secundario recurrente que afecta a todos los móviles sin distinción. Esto ocurre porque toda la energía adicional que no alimenta a la batería se pierde en la base y termina convirtiéndose en radiación térmica. El calor excesivo, tarde o temprano, dañará el estado y la capacidad de las celdas de la batería.

– Precio: un cargador rápido alámbrico de unos 25 W no supera los 10 euros. Por su parte, un cargador inalámbrico de 15 W costará entre 20 y 25 euros o más. En pocas palabras, tendrás que gastar más dinero por un cargador que es más lento y que recalentará la batería del móvil.

Antonio Vespa

Editor y redactor de contenidos, licenciado en literatura hispanoamericana. Escritor versátil, especializado en diversas temáticas, entre ellas tecnología

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: TreceBits S.L. (TreceBits)
Finalidad: Que puedan comentar las noticias publicadas
Legitimación: Consentimiento del interesado. Satisfacción del interés legítimo del Responsable.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected].
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.