Por qué tus videojuegos fallan en el ordenador: qué puedes hacer

Por qué no corren juegos en la PC

Los juegos para ordenadores a veces pueden presentar dificultades para ejecutarse en un PC, independientemente de lo potente que sea esta. Lo más habitual es que se trate de un problema de optimización del videojuego o que una simple configuración de tu computador esté ocasionando el fallo.

A veces no es fácil saber la causa del inconveniente que te está impidiendo jugar a tus videojuegos en el ordenador. Por ello, a continuación, repasaremos cuáles son los problemas más frecuentes para que detectes, rápidamente, lo que le está ocurriendo a tu PC.

Por qué los juegos no funcionan en tu ordenador

– Hardware sin potencia: El ordenador PC debe cumplir con, al menos, los requisitos mínimos en cuanto a procesador y tarjeta gráfica que exige el videojuego para ejecutarse. Si no cumples con dichos requisitos, simplemente el juego no se abrirá en el ordenador.

Para evitar un problema de este tipo, consulta lo que requiere el juego para ejecutarse en el PC, esta información la puedes encontrar en la web del juego o en Steam, ya que la plataforma explica todo lo que necesitarás para jugar sin conflictos.

– Overclocking desmedido: si ejecutas el sistema operativo del PC a una velocidad más elevada de la recomendada por el procesador, esto puede ocasionar fallos en el rendimiento del videojuego.

Lo normal es que haya ralentizaciones, pantallazos negros, descoordinación en los movimientos y sobrecalentamiento en el equipo. La solución a este fallo es simple, bastará con restablecer la configuración predeterminada del procesador.

– Configuración del juego abusiva: casi todos los juegos para PC tienen una sección de configuración que te permite disponer el rendimiento del título en tanto que gráficos, FPS, gama de colores y más opciones. Si los ajustes del juego exceden la potencia de tu ordenador, empezarás a tener problemas.

Lo ideal en este caso es reducir la calidad con la que se ejecutará el juego en el PC. Haz pequeños ajustes en los gráficos y demás secciones hasta que encuentres el equilibrio ideal entre desempeño y apartado visual del título.

– Consumo de energía de la tarjeta gráfica: cuando la tarjeta gráfica requiere más energía de la que ofrece la fuente de alimentación de la PC, el rendimiento del videojuego caerá abruptamente. Si esto te ocurre, deberás comprar una fuente de alimentación que cumpla con la cantidad de energía que necesita tu tarjeta gráfica para funcionar correctamente.

– Controladores y actualizaciones: los controladores de vídeo del software de la PC deben estar actualizados a su última versión para que no haya problemas en la transmisión del contenido a la pantalla de tu monitor. Asimismo, el videojuego tiene que estar actualizado a su última versión para que brinde el mejor rendimiento.

Cuando un controlador está desactualizado, la pantalla podría comenzar a parpadear, se perderá la imagen por completo o se quedará congelada. Si esto te pasa, busca la última versión del controlador en la web del fabricante.

– Mala conexión a Internet: si juegas en línea, debes contar con una buena conexión a Internet para evitar ralentizaciones en la partida o desconexiones inesperadas. La velocidad ideal para cualquier juego es de, al menos, 150 Mbps. Si tu velocidad es menor, podrías tener lag, descoordinación en las acciones, cierre repentino del juego, etc.

En un caso como este corrobora que tu Internet es estable, si llega poca señal al PC, puedes ubicar mejor el router o reubicar el escritorio del ordenador. Ahora bien, si la velocidad del Internet es lenta, no queda otra alternativa que adquirir un plan de navegación más competente.

– Gestión de derechos digitales (DMR): el cliente DMR o el servidor remoto podrían entorpecer el desempeño del videojuego debido a un soporte deficiente. Lo recomendable en este escenario es jugar el título sin conexión a Internet para evitar que el DMR consulte con el servidor remoto.

– Antivirus invasivo: los antivirus suelen consumir mucha memoria RAM porque siempre se están ejecutando en segundo plano y son programas muy pesados. Asimismo, por error, el antivirus podría poner en cuarentena un archivo del juego al catalogarlo como sospechoso.

Si quieres tener un rendimiento óptimo, desactiva el antivirus mientras estés jugando para que no ocasione ningún fallo al escanear el PC en busca de amenazas.

– Exceso de apps abiertas: cierra todos los programas y aplicaciones que no necesites mientras estés jugando, debes centrar todos los recursos de tu ordenador en el videojuego para que rinda al máximo. Muchas apps abiertas consumirán RAM, haciendo que experimentes ralentizaciones, sobrecalentamiento, caídas de FPS, etc.

Antonio Vespa

Editor y redactor de contenidos, licenciado en literatura hispanoamericana. Escritor versátil, especializado en diversas temáticas, entre ellas tecnología

Deja un comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: TreceBits S.L. (TreceBits)
Finalidad: Que puedan comentar las noticias publicadas
Legitimación: Consentimiento del interesado. Satisfacción del interés legítimo del Responsable.
Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal.
Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: [email protected].
Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.