Los bots son perfiles en distintas plataformas de Internet (mayormente redes sociales) que no han sido creados y no son gestionados por un ser humano, sino por un ordenador. Son utilizados en gran parte como herramienta de manipulación y desinformación; por ejemplo, los bots en Instagram se usan para aumentar de manera fraudulenta el número de seguidores, o en Twitter para generar corrientes de opinión mediante la publicación de ciertos contenidos.

Hay bots que solo son cuentas creadas de manera automática que no hacen nada y otros más sofisticados capaces de publicar contenido. No todos son negativos, ya que existen bots programados para tener utilidad; por ejemplo bots que responden dudas o que recopilan el contenido que les piden los usuarios.