Internet Explorer es una serie discontinuada de navegadores de Internet que fue desarrollada por Microsoft para emplearse en el sistema operativo Windows y sus múltiples versiones. El buscador llegó al mercado en 1995 como parte de un paquete que venía incluido en Windows 95. Posteriormente, se convirtió en un servicio descargable y gratuito para los ordenadores Windows.

El desarrollo del navegador llegó a su final en 2016, cuando el servicio fue dado de baja y se reemplazó por el nuevo buscador Microsoft Edge. Esta plataforma mejoró el resultado de las búsquedas, la rapidez en la navegación y la interfaz, haciéndola más intuitiva gracias al diseño moderno.