El ransomware es un tipo de malware o virus informático con un funcionamiento específico. “Ransom” significa rescate, y este tipo de virus “secuestran” los archivos de un ordenador o red de ordenadores, encriptándolos y haciéndolos innacesibles, y prometiendo su liberación si se paga un rescate, generalmente en criptomonedas ya que así es más difícil seguir la pista de los perpetradores.

Uno de los ataques de ransomware más famosos tuvo lugar en 2017 utilizando el virus “WannaCry”. Este ransomware se extendió por la red, afectando a más de 230.000 ordenadores, entre ellos los de grandes empresas como Telefónica, Renault o el servicio de salud de Reino Unido.