El reconocimiento facial es una tecnología por la cual una máquina (un teléfono móvil, una tablet, una cámara de vigilancia, etc…) utiliza un sensor óptico para reconocer e identificar a un usuario únicamente usando sus rasgos faciales. Esta tecnología se utiliza para potenciar la seguridad de dispositivos (por ejemplo, al proteger el móvil mediante reconocimiento facial en vez de con contraseña) o, en algunos sitios, como vigilancia.

Se trata de una tecnología con cierto grado de polémica, ya que existen preocupaciones sobre cómo el reconocimiento facial otorga herramientas para la vigilancia y el control de la población que hasta ahora no tienen igual.